Inicio » A los carnavales de antaño

A los carnavales de antaño

A los carnavales de antaño

 

Y en febrero, carnavales.

La Isla se llena de disfraces,

lo baules se abren

y los chiquillos pintados,

con vestidos de sus madres.

El canasto rebosa de castañas,

las perrillas en los pies caen

y todos corren delante de Drácula,

ha aparecido el terror, la muerte, la sangre.

De pronto,

vacía se queda la calle,

han aparecido los municipales

y los portones se transforman,

son refugios que evitan la cárcel.

No hay música,

no hay bombo, no hay pito, no hay caja;

no hay serpentinas, no hay papelillos,

solamente hay mascaras.

Así era en Isla

el que dio paso al del bullicio organizado,

a la lentejuela y al colorido,

a la cabalgata y al teatro.

Así fue el carnaval de antaño.

                                                                                                                                                             

                                                                                                                                      Arturo Aquino